Emplazada en el corazón del macizo de la Albera, AV Bodeguers propone vinos modernos con recuerdos del terreno donde nace la materia prima con la cual se elaboran. La bodega está localizada en el municipio de Vilamaniscle, a menos de 10 km de Llança y con fabulosas vistas al Golfo de Roses.

Los viñedos, divididos en tres fincas, que en conjunto, no superan las 5 hectáreas (ha), y separadas por menos de 200 m cada una, se encuentran entre los municipios de Vilamaniscle y Rabós d’Empordà, dentro del macizo de las Alberas. Este núcleo montañoso está caracterizado por ser una formación geológica muy cercana al Mediterráneo con suelos ricos en pizarra. La uva que se obtiene está fuertemente caracterizada por los cuatro elementos de la naturaleza:

Terra

Tierra

Terreno pizarroso, muy pobre en materia orgánica, con elevado drenaje, que favorece la formación de plantas poco vigorosas. Las vides se ven obligadas a desarrollar unas raíces muy profundas en su lucha por captar el agua que se escapa, debido a la gran permeabilidad del terreno. Esta lucha estructura el vino a la vez que le confiere elegantes matices minerales.

Foc

Fuego

El clima Mediterráneo, donde además, la pluviometría es escasa, ofrece muchos días de sol. El elevado nivel de insolación favorece que la maduración alcance niveles óptimos.

Aire

Aire

DPor una parte, la Tramontana, viento fuerte y seco del norte, reduce la presencia de microorganismos en los viñedos, permitiendo que las vides desarrollen su crecimiento vegetativo de manera natural y ecológica. Por otra parte, la brisa marina que sopla las tardes de verano, modera la temperatura, posibilitando que la uva alcance una maduración menos acelerada.

Agua

La situación de las fincas, próximas al mar, supone un efecto termorregulador dado que evita temperaturas extremas. Además, la escasez de este elemento en el medio condiciona sobremanera el desarrollo de las plantas, hecho que le transmite elegantes matices al vino.

Terra i vi
Terra i vi